Policiales y Judiciales - 13/05/2011

Marcharon para reclamar justicia por el crimen de Jonathan Mansilla

Familiares, amigos y vecinos se movilizaron anoche para pedir el esclarecimiento del homicidio del joven yudoca barilochense que fue asesinado el sábado a la salida de un boliche en la ciudad de Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires.


Con el dolor a cuestas, familiares, amigos y vecinos de Jonathan Mansilla realizaron anoche una marcha de antorchas en reclamo del esclarecimiento del homicidio del joven yudoca barilochense, que fue asesinado el sábado a la salida de un boliche, en la ciudad de Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires.

La marcha fue convocada por los familiares de “Yon” Mansilla, como lo conocían sus amigos y conocidos del ambiente deportivo local. Y se realizó en medio de muestras de profundo dolor.

“Hace cuatro años lo conocía”, contó Delfina Pacho. “De todas formas sirvió para que seamos muy amigos”.

Aseguró que como amigo fue “el mejor y dentro del mejor, todo lo que ustedes puedan imaginarse”.

“Creo que todas las personas que estamos acá, por más que no sean conocidos, a sus 22 años, sabemos que era una excelente persona, tenía unos valores realmente increíbles”, aseguró la joven, conmovida por el dolor, en el informativo de Canal 6.

Sostuvo que lo que pasa “es doloroso”. “No sé, creo que algo tiene que servirnos como sociedad lo que está pasando. Me parece que tenemos que empezar a cambiar un poco, sin esperar que los de arriba nos digan cómo, empecemos nosotros mismos a hacer cosas porque así no vamos a llegar a ningún lado”, reflexionó la chica.

 

Inexplicable

El profesor de la escuela municipal de yudo, Carlos Báez, recordó que a “Yon lo conozco desde los 8 años cuando empezó su práctica de yudo conmigo”.

Afirmó que “estos son golpes muy duros para todos nosotros. Tanta gente que lo quiere y lo quería, tanta gente que lo conoce. Obviamente, no lo podemos entender y creo que no lo vamos a entender nunca lo que pasó”.

Dijo que “Yoni era un chico con mucho cariño, con mucho amor y él estaba totalmente en contra de la violencia, por supuesto, como estamos todos nosotros, así que esto es una circunstancia impensada, es algo que nunca debería haber pasado”.

Báez consideró que “a él (por Yon) le tocó estar en un lugar equivocado, a la hora equivocada”.

Sostuvo que Mansilla “llevaba en el corazón este deporte, lo practicó toda su vida, viajamos a muchos torneos, por todo el país, él fue campeón nacional de este deporte, fue ternado en la cena anual del deporte hace dos años. Es inexplicable lo que pasó”.

 

Doloroso

El padre de la víctima, José Mansilla, había dicho en el informativo antes de la marcha que tienen “toda la confianza de que va a existir la justicia y que vamos a lograr de que sean juzgados por haberle quitado la vida a nuestro hijo”.

Dijo que lo que están pasando “es muy difícil, es muy doloroso, es algo que no se lo deseo a nadie. Realmente sin palabras para todo lo que estamos viviendo en este momento”.

Aseguró que su hijo lo “va a ayudar desde el cielo para poder lograr todo lo que tenemos que hacer”.

Comentó que lo único que sabe es que la noche del crimen de su hijo “salieron dos personas del auto y que lo acuchillarlo. Eso es lo que hasta ahora nos han dicho”.

Por el homicidio de Mansilla están sospechados Matías Chico, de 19 años, y Diego Godoy, de 18, quienes se entregaron el sábado horas después del hecho a la Policía.

Aunque el juez de garantías de Tres Arroyos dispuso la libertad de Chico esta semana, mientras que Godoy sigue detenido como principal sospechoso.

 

 

Tres Arroyos

Alrededor de dos mil personas marcharon el miércoles en forma pacífica por las calles de la ciudad de Tres Arroyos para exigir justicia por el asesinato de Mansilla y reclamar mayor seguridad, ante la reiteración de hechos violentos que se han cobrado más de una vida en el último tiempo.

El multitudinario reclamo popular fue impulsado por un grupo de amigos de Mansilla, que fue ultimado de una puñalada el pasado sábado por la madrugada, aunque durante la movilización también se recordó a otros jóvenes asesinados en nuestra ciudad, como Gonzalo Ferreti y el caso más reciente de Arturo Rufino.

La gente se congregó en la Plaza San Martín, frente a la Municipalidad de Tres Arroyos, minutos después de las 20, donde se observó a una gran cantidad de jóvenes y también a muchos matrimonios con hijos pequeños, todos unidos por el mismo reclamo de justicia y por el dolor que genera una muerte tan absurda como inexplicable.    

En la plaza no faltaron las pancartas y las velas encendidas, que iluminaron la fría noche de Tres Arroyos. En los carteles podían leerse frases como: "Justicia por Yon", "Basta de indiferencia. Trabajemos todos juntos por una ciudad más justa", y "Ni olvido, ni perdón".    

Los amigos de Jonathan pidieron un minuto de silencio para recordar al joven asesinado y, posteriormente, leyeron una carta.

 Luego, la movilización pacífica llegó hasta la puerta del edificio del CRESTA, donde fue asesinado Mansilla.