Economía y Politica - 30/07/2012

Familias “estafadas” tomaron posesión sobre las tierras del barrio San Juan

Vecinos que habían denunciado una estafa por parte de la empresa COSPAT SRL, decidieron tomar las tierras en las que se emplazaría a futuro el barrio San Juan. Consideraron agotadas las instancias administrativas e iniciaron conversaciones con el titular de los terrenos para que les reconozca los pagos realizados ante la empresa constructora.


Un grupo de familias que supieron integrar el consorcio Barrio San Juan, decidió tomar por sus propios medios los terrenos en los que se emplazaría dicho barrio. Se trataría de alrededor de 30 familias que, mientras esperan una resolución judicial, iniciaron la limpieza del predio para instalar sus viviendas allí.

Es que ante la falta de soluciones habitacionales en San Carlos de Bariloche, un grupo de personas conformó un consorcio para la construcción del Barrio San Juan que se ubicaría en una parcela de la calle Esandi (a metros de la ruta de Circunvalación). Sin embargo los escasos avances en el loteo desde hace varios meses logró que los pre adjudicatarios comenzaran a reunirse para tener más información acerca del uso que se le habría dado al dinero que depositaron. Según testimonios de los perjudicados, los montos depositados fueron desde los 12 hasta los 30 mil pesos con destino a la cuenta particular de uno de los imputados.

Luego los vecinos se enterarían que la tramitación realizada por COSPAT ante la Municipalidad se frenó cuando la Secretaría de Planeamiento requirió la ampliación de la documentación presentada (dos planos de mensura) y la realización de estudios para evaluar la urbanización pretendida. Ante esta situación la empresa retiró los planos en noviembre de 2011 y no volvió a realizar ninguna presentación aunque continuó comercializando emprendimientos.

Por ello el 11 de mayo de este año, 86 damnificados presentaron una denuncia penal contra Juan Kopprio (titular de UPCN), Claudio Oyarzún y Juan Azocar –todos directivos de la empresa COSPAT SRL- por presunta estafa. Pidiendo además la restricción de salida del país para los tres directivos.

El origen

Kopprio, Oyarzún y Azocar fueron señalados como responsables de la presunta estafa cometida con los consorcios Barrio San Juan y Nahuel Hue 2 que proyectaban 190 lotes con vivienda y urbanización, comercializados a través de COSPAT que funcionaba en la vieja sede de UPCN Bariloche. Apoyados en la imagen del mencionado gremio, la firma pudo inscribir a 520 familias que debieron abonar 5 mil y 10 mil pesos entre aportes mensuales.

De hecho, uno de los damnificados había destacado que “UPCN no se puede despegar de todo esto, porque nosotros firmábamos en la sede, los contratos tenían los sellos oficiales y además hay recibos oficiales de UPCN de los pagos que hacíamos”, obteniendo además copias de los compromisos de devolución de dinero que firmaban Kopprio y Oyarzún.

Conociendo los tiempos judiciales y mediáticos el Secretario General de UPCN Río Negro, Juan Carlos Scalesi, denunció penalmente a Kopprio por “estafa”, dejando en claro que el gremio no posee “ningún emprendimiento inmobiliario en Bariloche” y que por lo tanto no debería haber recibido un subsidio de la Municipalidad por 86 mil pesos que además “no ingresó en la cuenta bancaria del Gremio que representa a los trabajadores estatales”.

Ante la falta de respuestas por parte de UPCN y del Instituto Municipal de Tierra y Vivienda para el Hábitat Social (IMTVHS), algunas familias realizaron una toma pacífica frente al edificio de UPCN y marcharon por las calles de la ciudad para pedir justicia y denunciar una posible continuidad en la venta de planes de viviendas por parte de los imputados.

Situación actual

Ante tantas idas y vueltas, este fin de semana las familias estafadas comenzaron a dividir la parcela y a limpiar de malezas el lugar hasta que culminen las negociaciones con Germán Lera, quien –según testimonios de los ocupantes- habría accedido a conversar para llegar a un acuerdo por la titularidad de las tierras, no sin antes realizar una exposición policial por usurpación abriendo paso al accionar de los funcionarios judiciales.

Las familias asentadas informaron a El Ciudadano que ellos mismo debieron desalentar ocupaciones por parte de personas ajenas al plan Barrio San Juan y que en algunos días más intentarán comenzar con el proceso de construcción de viviendas.