Policiales y Judiciales - 22/03/2013

Di Giácomo fundamentó la reestructuración en el área de seguridad

El ministro de Gobierno, Luis Di Giácomo, señaló que la reestructuración en el área de Seguridad tiene que ver “con una reformulación de roles”, en función que en “los meses que han transcurrido se fue identificando lo mejor que puede dar cada uno en un equipo”. Adelantó que se avanzará en una “especialización y profesionalización de la policía de acuerdo a los tiempos que corren”.


Di Giácomo destacó que Martha Arriola, quien asumirá hoy al frente de la Secretaría de Seguridad y Justicia, “ha demostrado una operatividad, una presencia en distintos tipos de conflictos, que ha dejado al gobernador bien impresionado respecto a su capacidad en los momentos de mayor crisis”.

Sobre Fabián Gatti como nuevo Jefe de Policía dijo que seguirá adelante con el proceso de transformación en la institución, y respecto a quienes dicen que no es un especialista en Seguridad, señaló que “tampoco es necesario que lo sea”, sino que lo fundamental es que tenga la capacidad para marcar “los fundamentos, los caminos y la doctrina política que tiene que seguir la policía”.

Di Giácomo señaló en declaraciones radiales que “el área de Seguridad está en continua revolución, en continua crisis, porque nosotros jugamos con actores en la sociedad donde también se planifica en contra de lo que es la seguridad para la ciudadanía, es decir, hay una parte del Estado a la que la sociedad le dice ‘cuiden la seguridad’ y hay una parte de la sociedad que vive del delito, y esa parte también planifica y trata de ganar poder”.

Agregó que “esto es una lucha que no se termina de un día para el otro, ni hay un triunfador definitivo, hay idas y vueltas, hay tensiones y a veces lamentablemente la balanza se inclina para el lado del delito y tenemos estas horribles o tristes situaciones que nos tocan vivir de vez en cuando, y otras en que logramos ordenar estas cuestiones y que cada uno ocupe el lugar que corresponde, se puede investigar, se puede prevenir y las cosas están mejor”.

“En el área de Seguridad siempre hay cambios porque siempre hay desgaste de personas, porque hay situaciones que van cambiando y entonces hay que cambiar estrategias y, como bien dijo el Gobernador, lo que se hace ahora es una reformulación de roles en el sentido de que los meses que han transcurrido fueron haciendo que se vaya identificando lo mejor que puede dar cada uno en un equipo”, explicitó.

Di Giácomo destacó en este marco que “la licenciada, antropóloga y psicóloga social Martha Arriola, con una experiencia en Seguridad en un lugar tan difícil como provincia de Buenos Aires, ha demostrado una operatividad, una presencia en distintos tipos de conflictos, que ha dejado al Gobernador bien impresionado respecto a su capacidad en los momentos de mayor crisis”.

Informó sobre el cambio en Policía, que “Ariel Gallinger hizo un trabajo importantísimo que es hacer una introducción de la civilidad dentro de la policía, como un primer jefe civil; esto es un proceso de transformación policial que continúa adelante y quien ahora toma la responsabilidad, Fabián Gatti, es un hombre que si bien no es especialista en Seguridad, tampoco es necesario que lo sea, porque en el concepto teórico que nosotros asumimos de la Seguridad, manejada desde la responsabilidad de quienes somos elegidos por la población, lo que tenemos que dar son los fundamentos, los caminos y la doctrina política que tiene que seguir la policía”.

“Los funcionarios elegidos por el pueblo tienen que dirigir la política de Seguridad, no dejarla sola en manos de los técnicos; las técnicas policiales la van a seguir aprendiendo y estudiando los policías”, aseveró.

En cuanto al cargo que ocupará Miguel Bermejo, dijo que “va a tener un rol de asesoramiento de orden legislativo en cuestiones que tengan que ver precisamente con Seguridad o cuestiones penales, pero fuera de la órbita del Ministerio de Gobierno”.

Sobre los cambios que ya se vienen produciendo, explicó que “estamos trabajando profundamente en la incorporación de agentes policiales en una cantidad nunca vista en los últimos 15 ó 20 años por lo menos; hasta ahora se daba un grado de incorporación que era apenas un poquito mayor a los que se retiraban, con lo cual nos quedábamos cada vez con menos policías”.

Explicitó que “el año pasado incorporamos más de 400 y ahora vamos a incorporar 1.000 nuevos policías; el Servicio Penitenciario Provincial prácticamente en materia de recursos humanos lo hemos duplicado”.

Informó que “de acuerdo a los estándares internacionales, un Servicio Penitenciario debe tener cuatro operadores por cada detenido, incluyendo los que trabajan en el nivel central, los que están en las cárceles, los economatos, los administrativos y los jefes, y sin embargo tenemos 0,78 agentes por cada detenido, lo cual habla de lo endeble que está el sistema; tenemos entonces que encabezar un proceso que es muy largo”.

Mencionó que próximamente también “va a haber una gran incorporación de móviles en la policía y eso hace a que se vaya avanzando en todos los órdenes, más allá que los problemas están al orden del día”.

En cuanto a la reforma de la Ley Orgánica de la Policía, adelantó que “la tenemos prácticamente terminada y la vamos a poner en pocos días más a consideración de los distintos actores, para que se siga debatiendo y pueda ingresar a la Legislatura para sancionarla este año”.

Sobre los cambios que se vienen, mencionó que se avanzará “en la especialización de la policía, la división en ramas, la posibilidad que el que estudia sea el que progresa y asciende, que el que se dedica a la investigación pueda hacer una carrera con tranquilidad y no porque se le ocurra un día a un Subcomisario, porque se levantó enojado con él, enviarlo a El Cuy o a dirigir el tránsito, y hacer que cada uno dentro de su especialidad sea respetado”.

Resumió que se apunta “a una especialización y profesionalización de la policía de acuerdo a los tiempos que corren, de esa manera verdaderamente vamos a salir del viejo modelo de policía para una antigua sociedad, a una policía que sea útil, en el sentido de saber registrar información, investigar y llegar a una persecución inteligente del delito”.